Hoy es: domingo, 24 de septiembre de 2017

Autónomo económicamente dependiente

Volver a "Quiero ser autónomo"

  

1. Regimen profesional

El régimen profesional del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (TAED) es el mismo que el del autónomo común, con las especialidades recogidas en el Estatuto del Trabajo Autónomo Este enlace se abrirá en ventana nueva(Ley 20/2007, de 11 de julio) y que a continuación se exponen.

 

2. Concepto

Los Autónomos Económicamente Dependientes son aquéllos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa (en estas características coincide con el autónomo común) y predominante para una personafísica o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente porpercibir de él,al menos, el 75% de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionalesy en el que concurren las restantes condiciones establecidas en el artículo 11 del Estatuto del Trabajo Autónomo (EA).

En definitiva, en la característica de “por cuenta de quien realizan la actividad”, en los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes la prestan predominantemente para un mismo cliente (un 75%).

Para el desempeño de la actividad económica o profesional como trabajador autónomo económicamente dependiente, éste deberá reunir simultáneamente las siguientes condiciones establecidas por el Estatuto del Trabajo Autónomo,dirigidas tanto a garantizar y subrayar que:

  • Existe dependencia económica (para distinguirlo del autónomo común).
  • La actividad es por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona (para diferenciarla de una relación laboral).

Las condiciones son las siguientes:

a) Carga personal: no tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros, tanto respecto de la actividad contratada con el cliente del que depende económicamente como de las actividades que pudiera contratar con otros clientes.

b) No ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten servicios bajo cualquier modalidad de contratación laboral por cuenta del cliente.

c) Disponer de infraestructura productiva y material propios, necesarios para el ejercicio de la actividad e independientes de los de su cliente, cuando en dicha actividad sean relevantes económicamente.

d) Desarrollar su actividad con criterios organizativos propios, sin perjuicio de las indicaciones técnicas que pudiese recibir de su cliente.

e) Percibir una contraprestación económica en función del resultado de su actividad, de acuerdo con lo pactado con el cliente y asumiendo riesgo y ventura de aquélla.

No obstante, aunque cumplieran las condiciones anteriores, el Estatuto del Trabajo Autónomo especifica que los titulares de establecimientos o locales comerciales e industriales y de oficinas y despachos abiertos al público y los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica admitida en Derecho no tendrán en ningún caso la consideración de trabajadores autónomos económicamente dependientes, aunque cumplan todos los requisitos y condiciones.

subir

 

3. Casos Especiales

  3.1 Agentes de Seguros

Los Agentes de Seguros Exclusivos y Agentes de Seguros Vinculados que hayan suscrito un contrato mercantil con auxiliares externos, quedarán excluidos de los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes por no cumplir el requisito de “no tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena, ni contratar o subcontratar”.

(Disposición adicional decimoséptima del Estatuto del Autónomo y artículo 8 del Real Decreto 197/2009Este enlace se abrirá en ventana nueva, de 23 de febrero)

  3.2 Transporte

Personas prestadoras del servicio de transporte al amparo de autorizaciones administrativas de las que sean titulares, realizada, mediante el correspondiente precio, con vehículos comerciales de servicio público cuya propiedad o poder directo de disposición ostenten, aun cuando dichos servicios se realicen de forma continuada para un mismo cargador o comercializador, sólo requerirán para ser considerados Trabajadores Autónomos Económicamente Dependietnes, el cumplir con lo dispuesto en:

  • El artículo 11.1 del EA (75% de ingresos de una sola empresa).
  • Art.11.2.a (carga personal, es decir que no tengan a su cargo a trabajadorespor cuenta ajenani contraten ni subcontraten parte o toda su actividad con terceros, tanto respecto de la actividad contratada por el cliente del cual depende, como por las actividades que puedan contratar con otros clientes).
  • No siéndoles exigibles el resto de condicionesincluidas en el artículo 11.2.
  • (Artículo 1.3.g del Estatuto de los Trabajadores, y Disposición Adicional Undécima del Estatuto del Trabajo Autónomo).

  3.3 Agentes Comerciales

La disposición adicional decimonovena del Estatuto del Trabajo Autónomo indica que a los efectos de ser considerados Trabajadores Autónomos Económicamente Dependintes, no les será de aplicación el requisito de asumir el riesgo y ventura (contemplado en el artículo 11.2.e) a los agentes comerciales que, actuando como intermediarios independientes, se encarguen de manera continuada o estable y a cambio de remuneración, de promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos.

El resto de requisitos recogidos en el artículo 11.2 sí les serán exigibles.

 

4. Reconocimiento

El trabajador autónomo que reúna las condiciones indicadas anteriormente podrá solicitar a su cliente la formalización de un contrato de trabajador autónomo económicamente dependiente a través de una comunicación fehaciente (notario, burofax, etc.).

En el caso de que el cliente se niegue a la formalización del contrato o cuando transcurrido un mes desde la comunicación no se haya formalizado dicho contrato, el trabajador autónomo podrá solicitar el reconocimiento de la condición de trabajador autónomo económicamente dependiente ante los jueces y tribunales del orden social.

En el caso de que el órgano jurisdiccional del orden social reconozca la condición de trabajador autónomo económicamente dependiente al entenderse cumplidas las condiciones requeridas, el trabajador solo podrá ser considerado como tal desde el momento en que se hubiere recibido por el cliente la comunicación anteriormente indicada.

El reconocimiento judicial de la condición de trabajador autónomo económicamente dependiente no tendrá ningún efecto sobre la relación contractual entre las partes, anterior al momento de dicha comunicación.

subir

 

5. Contrato

El Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero, desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo en materia de contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y su registro.

El contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente se formalizará siempre por escrito y deberá ser registrado en la oficina pública correspondiente (oficina de empleo, SEPE).

El trabajador autónomo económicamente dependiente, el cliente o los profesionales colegiados (ej. graduados sociales) que actúen en representación de terceros, podrán efectuar el registro de manera presencial, mediante la presentación personal en el Servicio Público de Empleo Estatal de la copia del contrato, de sus posteriores modificaciones o de la finalización del mismo; o a través del procedimiento telemático establecido al efecto por el Organismo. (Resolución de 18 de marzo de 2009Este enlace se abrirá en ventana nueva, del Servicio Público de Empleo Estatal).

Por otro lado, el trabajador autónomo deberá hacer constar expresamente en el contrato su condición de dependiente económicamente respecto del cliente que le contrate, así como las variaciones que se produjeran al respecto. La condición de dependiente sólo se podrá ostentar respecto de un único cliente.

Existe un modelo de contrato de trabajador autónomo económicamente dependiente recogido en el Anexo del Real Decreto 197/2009, que tiene carácter meramente indicativo.

   5.1 Duración y Extinción

Respecto a su duración, cuando el contrato no se formalice por escrito o no se hubiera fijado una duración o un servicio determinado, se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contrato ha sido pactado por tiempo indefinido.

De lo anterior, debe destacarse que cuando la resolución contractual se produzca por la voluntad de una de las partes fundada en un incumplimiento contractual de la otra, la que ha cumplido con sus obligaciones tendrá derecho a percibir la correspondiente indemnización.

Cuando la parte que tenga derecho a la indemnización sea el Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente, la cuantía de la indemnización será la fijada en el contrato individual o en el Acuerdo de Interés Profesional que resulte de aplicación.

subir

 

6. Acuerdos e interés profesional (AIPs)

Los Acuerdos de Interés Profesional (AIP) son fuente del régimen profesional de los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes y tienen un rango normativo superior a los contratos individuales.

Son Acuerdos de Interés Profesional los concertados entre las asociaciones o sindicatos que representen a los trabajadores autónomos económicamente dependientes y las empresas para las que los mismos ejecuten su actividad.

Los Acuerdos de Interés Profesional deberán concertarse por escrito y pueden establecer las condiciones de modo, tiempo y lugar de ejecución de la actividad, así como otras condiciones generales de contratación. También podrán instituir órganos específicos de solución extrajudicial de conflictos, teniendo derecho a participar en ellos las asociaciones de trabajadores autónomos, cuando así esté previsto en los Acuerdos de Interés Profesional.

Toda cláusula del contrato individual de un trabajador autónomo económicamente dependiente afiliado a un sindicato o asociado a una organización de autónomos, será nula cuando contravenga lo dispuesto en un Acuerdos de Interés Profesional firmado por dicho sindicato o asociación que le sea de aplicación a dicho trabajador por haber prestado su consentimiento. En definitiva, la eficacia personal de dichos acuerdos se limitará a las partes firmantes y, en su caso, a los afiliados a las asociaciones de autónomos o sindicatos firmantes que hayan prestado expresamente su consentimiento para ello.

subir

 

7. Jornadas e interrupciones

  7.1 Jornada

El trabajador autónomo económicamente dependiente tendrá derecho a una interrupción de su actividad anual de 18 días hábiles, (similar a las vacaciones de un trabajador asalariado), sin perjuicio de que dicho régimen pueda ser mejorado mediante contrato entre las partes o mediante Acuerdos de Interés Profesional.

Mediante contrato individual o Acurdo de Interés Profesional se determinará el régimen de descanso semanal y el correspondiente a los festivos, la cuantía máxima de la jornada de actividad y, en el caso de que la misma se compute por mes o año, su distribución semanal.

La realización de actividad por tiempo superior al pactado contractualmente será voluntaria en todo caso, no pudiendo exceder del incremento máximo establecido mediante Acuerdos de Interés Profesional. En ausencia de Acuerdos de Interés Profesional, el incremento no podrá exceder del 30 % del tiempo ordinario de actividad individualmente acordado.

El horario de actividad procurará adaptarse a los efectos de poder conciliar la vida personal, familiar y profesional del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente.

La Trabajadora Autónoma Económicamente Dependiente que sea víctima de la violencia de género tendrá derecho a la adaptación del horario de actividad con el objeto de hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral.

  7.2 Interrupciones Justificadas

Se considerarán causas debidamente justificadas de interrupción de la actividad por parte del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente las siguientes:

a) Mutuo acuerdo de las partes.

b) La necesidad de atender responsabilidades familiares urgentes, sobrevenidas e imprevisibles.

c) El riesgo grave e inminente para la vida o salud del trabajador autónomo, en cuyo caso tiene derecho a interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo.

d) Incapacidad temporal, maternidad o paternidad.

e) La situación de violencia de género, para que la trabajadora autónoma económicamente dependiente haga efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral.

f) Fuerza mayor.

g) Otras causas fijadas mediante contrato o Acuerdos de Interés Profesional..

Las causas de interrupción de la actividad previstas en los apartados anteriores no se considerarán justificadas a la hora de fundamentar la extinción contractual por voluntad del cliente, con la consiguiente posibilidad de solicitar indemnización por parte del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente si ésta llega a producirse, todo ello sin perjuicio de otros efectos que para dichos supuestos puedan acordar las partes.

No obstante, cuando en los supuestos de incapacidad temporal, maternidad y paternidad y de fuerza mayor, la interrupción ocasione un perjuicio importante al cliente que paralice o perturbe el normal desarrollo de su actividad, podrá considerarse justificada la extinción del contrato, a efectos de fundamentar la extinción contractual por voluntad del cliente.

subir

© 2010 Servicio Regional de Empleo y Formación
Consejería de Empleo, Universidades y Empresa / CARM